MUSEO NAVAL DEL CALLAO

De WikiLima

Fachada del Museo Naval del Callao

Ubicado en el Centro Histórico de la Provincia Constitucional del Callao, en una antigua casa de estilo republicado, se erige el Museo Naval Capitán de Navío Julio J. L. Murguía, principal recinto histórico y cultural de la Marina de Guerra que permite conocer el desarrollo naval del Perú, su evolución y trascendencia. Cuenta actualmente con diez salas, en las cuales expone reliquias, armamento, óleos, esculturas, modelos de embarcaciones, maquetas, fotografías, así como documentos afines con su vida institucional, participación en conflictos bélicos, actividades científicas y cívicas.


Source(s): Google map Features support


El museo, sito en la avenida Jorge Chávez 123, permite el estudio de las distintas etapas de la historia del Perú relacionadas con el mar de Grau, desde la época prehispánica hasta nuestros días. En él se pueden observar, tanto la espada de Lizardo Montero hasta un proyectil de cañón empleado en el Combate del 2 de Mayo. Así también, el gorro de Miguel Grau como el uniforme usado actualmente por los marinos en sus excursiones contra la subversión o narcotráfico.

Los orígenes del museo datan de 1907, año en el cual la Marina resuelve exponer importantes piezas históricas en la Escuela Naval y luego en la Biblioteca del Centro Naval del Callao el cual, ante la necesidad de contar con ambientes especiales, decide ceder la casona donde hoy funciona. Fue inaugurado oficialmente el 14 de noviembre de 1958, siendo su primer director el comandante Julio J. L. Murguía. A partir de 1972 el museo lleva el nombre de este marino.

Sala de exhibición Museo Naval del Callao

Contenido

SU IMPORTANCIA

Desde el ingreso a sus instalaciones, el museo brinda al público la oportunidad de adentrarse en el conocimiento de la terminología marina, sus armamentos, hechos históricos y personajes. En la puerta principal destacan dos cañones de barcos de guerra colocados a ambos lados, así como los retratos de combatientes de diferentes conflictos, como Manuel Villar, Leoncio Prado, Ricardo Palma (quien fue contador de la Marina), Ignacio Mariátegui y otros, acompañados de una pequeña biografía que da cuenta de sus acciones memorables.

En un primer ambiente, el museo resume el heroísmo del marino que da la vida por la Patria, su tripulación y el honor a su institución. Ahí sobresale el busto del almirante Miguel Grau, flanqueado por los tenientes Diego Ferré y Elías Aguirre, fallecidos en el combate de Angamos.

Próximo a ellos, está el mascarón de proa de la fragata Mercedes, embarcación que naufragó frente a la bahía de Casma el 2 de mayo de 1854, cuando era remolcada por el vapor Rímac. Su comandante, el capitán de navío Juan Noel Lastra permaneció voluntariamente a bordo, muriendo tras intentar salvar a algunos de sus tripulantes y pasajeros que viajaban rumbo a Lima, luego de haber sofocado una rebelión interna en contra del gobierno de José Rufino Echenique

En esta parte, a través de una escultura en bronce, también se rinde homenaje al marino de hoy, a los héroes modernos caídos durante los actos subversivos en las zonas de Ayacucho y selva central.

El museo, además de sus salas, cuenta con un amplio auditorio (con capacidad para más de cien personas), una sala de conferencias, otra para exposiciones temporales; y, una videoteca en la cual proyectan videos educativos, históricos y marítimos, según el nivel de los estudiantes o público. Destacan sus documentales sobre el monitor Huáscar, una breve historia de la Marina, de las Fuerzas Navales, de las investigaciones en la Antártida. Para los más pequeños, ofrece el relato de un niño que quiere conocer el mar, representado por títeres, en un lenguaje sencillo y ameno.

El recorrido dura una hora, en la cual el visitante aprende lecciones de vida, conoce más de la historia del Perú y del papel que cumple la Marina de Guerra. Las visitas son de domingo a martes, en el horario de 9 de la mañana a 2 de la tarde. El museo también organiza, los días domingos, paseos por la bahía del Callao en la embarcación "Los Argonautas"

Cañón en el Museo Naval del Callao

Source(s): Google map Features support

SALAS E HISTORIAS

El Museo Naval está estructurado por temas, de manera que el visitante logra una idea clara del desarrollo de la marina, partiendo de la descripción del océano Pacífico, su descubrimiento y significado en la vida de los peruanos, desde épocas remotas hasta la actualidad.

Sala Mar Peruano

Luego de la proyección del video, ésta es la primera sala a visitar. A través de láminas fotográficas expuestas en cajas de luz, se muestra su dominio marítimo hasta las 200 millas, puertos, faros, islas, corrientes que lo cruzan y su potencial hidrobiológico, compuesto por más de 800 especies de peces marinos.

También se aprecia la conformación de las placas de Nazca, la cordillera de los Andes y la franja de selva. Asimismo, la ubicación de las islas como el Frontón (antiguo cárcel para presos políticos) y la de San Lorenzo, donde se ubican dos cementerios: uno múltiple, en el cual se encontraron más de dos mil tumbas pertenecientes a piratas, corsarios y marinos extranjeros.

Exposición de diversas reliquias del Museo Naval del Callao

El otro cementerio es el prehispánico. Se dice que a esta isla llegaba el inca para rendirle culto al dios del guano, acompañado de las doncellas y vírgenes que sacrificaban en su honor. Sus restos han sido hallados por algunas excavaciones hechas en el lugar. En la parte central, se encuentra una base naval para operaciones especiales, por lo que su ingreso está prohibido al público.

Sala prehispánica

La vida del poblador de la costa estuvo marcada por su actividad en el mar, primero como pescador y luego, como navegante. Esta tradición milenaria está representada en esta sala que abarca un período de diez mil años a.C. y 1535 d.C. Ahí está la réplica de una red fechada 8,830 años antes de Cristo., encontrada en Paracas (Ica), la cual probablemente es la más antigua hallada en América.

La sala prehispánica está dotada de los sistemas de museología de última generación. En la parte del techo hay instalado un sistema que permite apreciar las constelaciones del norte y del sur, a través de las cuales se guiaba el pescador durante sus faenas.

En vitrinas, además de ceramios con representaciones marinas de las culturas Tiahuanaco, Nazca, Chavín, Chimú y Mochica que muestran el conocimiento del antiguo peruano sobre las estrellas, vientos y alimentos que podía adquirir del mar, hay instrumentos de pesca hechos de huesos (anzuelos), maquetas de balsas de calabaza, de cuero de lobo marino, primarias a vela,- como la utilizada por el inca Tupac Yupanqui para sus excursiones-, caballitos de totora y canoas que aún se emplean en algunas zonas de la costa.

Objetos del Museo Naval del Callao

Sala virreinato

Comprende un periodo de 330 años, iniciado en 1492, año en que Cristóbal Colón descubre América. En un diorama se muestra la expedición que encabezó para encontrar nuevos territorios indios, desembarcando con sus carabelas en la Isla Guananí, en la zona de las Bahamas. Así se inicia un nuevo capítulo para el habitante peruano, que a partir de entonces se familiariza con los instrumentos de navegación traídos por los españoles.

Alrededor de la sala se observan mascarones de proa (esculturas talladas en madera), piezas originales que datan del siglo XVIII, utilizadas por los marinos como símbolo de protección para alejar a los malos espíritus, entre ellos las sirenas, personajes mitológicos cuyos cánticos creían los llevaban al naufragio.

Dentro de los mascarones están la llamada Señora del Triunfo o diosa Minerva, Santa Agreda, Angel Celestial (donado por la Iglesia Matriz del Callao en 1996), María Magdalena (uno de los más perfectos y conservados que posee el museo, que representa a una mujer con la ropa recogida, mostrando el pecho descubierto) y, la Quemada, salvada de una embarcación incendiada.

Igualmente, en esta sala hay una iconografía de la reina Isabel La Católica, un medallón con la figura de los 40 virreyes que tuvo el Perú, retratos de algunos de ellos que contribuyeron con la Academia Náutica. La exhibición atesora, asimismo, diversos modelos de embarcaciones a escala usados en esta época.

Traje usado en diversos combates

Sala de guerra del guano y salitre

Dedicada al almirante Miguel Grau Seminario y a los héroes navales que participaron en la Guerra del Pacífico. Preside la sala un gran óleo del Caballero de los Mares, pintado por el artista español Pedro Muñiz y donado al museo por la hija del héroe, María Luisa Grau Cavero. Junto a éste, retratos de los oficiales del monitor “Huáscar”. Entre ellos el capitán de corbeta Elías Aguirre, los tenientes Diego Ferrer, Pedro Dadenzon, Enrique Palacios, Jorge Velarde y el cirujano de primera clase Felipe M. Rotalde.

En una vitrina se encuentran algunos objetos personales del almirante Grau (imagen de Santa Rosa de Lima que llevaba en su camarote, gorro, charreteras, libros, fotos de su familia, binoculares, copia de la carta que le envió a la viuda del comandante chileno Prat entregándole sus pertenencias; y, la que ella le respondió), así como la espada donada por las damas peruanas residentes en Europa y medallas conmemorativas emitidas en su memoria. Del héroe de Angamos también se exhibe una réplica de la curul de Diputado por Paita, entregada al museo por el Congreso de la República en el 2008.

En otras vitrinas están las espadas y condecoraciones del contralmirante Lizardo Montero Flores; objetos del monitor Húascar: el reloj y fragmento de madera del camarote del almirante Grau, cenicero de bronce, vaso de hueso, pequeño trozo del casco de la nave, un plato, cadena y pasador del ancla, madera de la cubierta, cartas.

Hay, asimismo, proyectiles pertenecientes al "Huáscar", nave más antigua del mundo que aún se encuentra a flote, artillería del siglo XIX, además de un panel donde se indica cómo se colocaban en los cañones de retrocarga y avancarga.

Museo Naval del Callao

Sala marina republicana

El 8 de octubre de 1821 se crea la Marina Republicana. En honor a esta institución, así como a sus fundadores, está dedicada esta sala, donde a través de óleos, fotografías, armas, objetos personales y maquetas se relatan los momentos históricos por los que atravesó el Perú en su lucha por la independencia y defensa de su integridad territorial.

En primer plano destaca un cuadro del desembarco de la Expedición Libertadora en Paracas, donde figuran el general San Martín, Lord Cochrane y Fernando Monteagudo, entre otros. Ahí está también el modelo del primer buque de la Marina de Guerra del Perú, el Pailebote Sacramento; nominado después: "Castelli", el cual flameó por primera vez el estandarte nacional en el océano Pacífico.

Igualmente, están la alegoría de la primera bandera peruana creada por el Generalísimo San Martín en Pisco el 21 de Octubre de 1821, así como pinturas dedicadas a enaltecer la memoria de Bernardo Monteagudo, Ministro de Guerra y Marina, y el Capitán de Navío Jorge Martín Guise, primer Comandante General que tuvo la Marina del Perú.

De Martín Jorge Guise, inglés que murió por la patria en el bloqueo de Guayaquil, contra la gran Colombia, a raíz de un disparo en el pecho, mientras comandaba la fragata Presidente, se conserva la espada que rescató su hermanastro, quien lo apoyaba en esta operación. El arma fue trasmitida de generación a generación, hasta que fue donada al Museo. En esta vitrina también se encuentran su uniforme de gala original, escudo de la familia y correa de cuero.

En esta sala hay un óleo del Combate de Abtao (7 de febrero de 1866), uno de grandes dimensiones del Combate del 2 de Mayo, de sus héroes navales, del ataque al Callao por España, donde figuran los cañones que defendieron el puerto, de la Isla de San Lorenzo, del Real Felipe, del entonces presidente Mariano Ignacio Prado. Foto y maqueta de la torre de La Merced, donde se inmoló José Gálvez Egúsquiza, así como material gráfico de la Guerra contra la Gran Colombia.

Retratos de todos los que participaron del gabinete del Mariscal Ramón Castilla, militar que al ser elegido presidente inició su gran proyecto de adquisición de cuatro embarcaciones de guerra a vapor que no sólo eran las primeras en el Perú, sino en Sudamérica. Eso hizo que la Marina de Guerra del Perú se convirtiera entonces en una gran potencia.

Óleo de la fragata Amazonas, primera embarcación peruana que dio la vuelta al mundo en dos años, al mando de José Botterin. Hay una mesa y dos sillas de esa embarcación naval.

En honor de Castilla se erige un monumento, donde además de su busto, están inscritos los nombres de los enfrentamientos en los que participó como Chacabuco y otros.

En cuanto a reliquias, allí están las espadas originales de diferentes oficiales del Combate del 2 de Mayo, brújulas de la época, fragmento de cobre y balines del vapor de guerra Rímac, medallas conmemorativas.

Salas de armas y fuerzas navales

En estas salas se exhiben armas de fuego, revólveres, pistolas, fusiles, lanzalíneas, ametralladoras, sub-ametralladoras, rifles automáticos y carabinas, armas blancas: espadas de héroes navales, sables, espadines, hachas de abordaje; y pistolas de señales utilizadas en casos de emergencia; todas estas armas fueron utilizadas durante las etapas de la Independencia, Guerra del Pacífico y conflicto con Ecuador.

También se exponen los modelos de los primeros cruceros adquiridos por la Armada Peruana en 1907 el B.A.P. "Grau" y B.A.P. "Bolognesi". Así también una maqueta que representa el lanzamiento del B.A.P "Zorritos" el 26 de junio de 1958, primer buque de alto bordo construido en América del Sur, por el SIMA Callao.

Hay igualmente muestras a escala de buques, así como submarinos.

Salas Antártida y Amazonía

La labor de la Marina de Guerra del Perú no se suscribe solamente al mar. También realiza trabajos de investigación en la Amazonía, salvaguarda la seguridad en poblados atacados por el narcoterrorismo y ofrece apoyo sanitario a través de embarcaciones dotadas para tal fin.

Con fotografías y maquetas, el museo brinda información sobre los avances científicos de la Marina en la Antártida. Se aprecian paneles con fotografías e información de los estudios que realiza el Perú en este continente. Presenta un modelo a escala del crucero “Humboldt”, así como algunas muestras de líquenes, del famoso krill (pequeño crustáceo de alto contenido proteico), huesos de ballenas, además de maquetas del lugar y de la estación científica Machu Picchu.

En esta sala se muestra, asimismo, un yampu, embarcación de totora típica del lago Titicaca en Puno, donde existe la Capitanía Guardacosta Lacustre; maquetas de unidades que prestan apoyo en la Amazonía con embarcaciones de guerra, con el buque hospital Morona, con el cual prestan auxilio a los pobladores de las riberas de los ríos.

En esta parte existen vitrinas con modelos a escala de naves, así como información sobre las acciones desplegadas por las fuerzas submarinas, de la aviación naval; maquetas de los buques Marañón y América (embarcación centenaria convertida en museo) y del misilero Almirante Miguel Grau, entre otros.

Herramientas personales