SESQUICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA

De WikiLima

Sesquicentenario de la Independencia

A diferencia de lo que fueron las celebraciones con motivo del centenario de la Independencia del Perú, el sesquicentenario patrio se caracterizó por ser un acontecimiento más popular y participativo. Si bien se realizaron algunas ceremonias protocolares, estas carecieron del lujo y ostentación existentes en la época de Leguía, donde el mandatario se preocupó más por el embellecimiento de la ciudad y las relaciones diplomáticas.

En cambio, los festejos por los 150 años de nuestra libertad como nación, fueron mucho más austeros y se desarrollaron dentro del contexto político que ostentaba el gobierno militar, presidido por el General Juan Velasco Alvarado. En consecuencia, las actividades conmemorativas estuvieron enmarcadas en una visión más política, cultural, histórica y social.

Sesquicentenario de la Independencia

Contenido

COMISION ORGANIZADORA

Con el fin de lograr el consenso y participación ciudadana, el gobierno militar dispuso la conformación de una Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia del Perú, conformada por representantes de instituciones militares y civiles, tanto de Lima como de provincias.

Sesquicentenario de la Independencia

La comisión la presidía, en representación del Presidente de la República, el General de División Juan Mendoza Rodríguez. También la integraban: el General de Brigada EP Luis Vignes Rodríguez, comisionado por la Fuerza Armada y Fuerzas Auxiliares; Dr. Guillermo Lohmann Villena, por el Ministerio de Relaciones Exteriores; D. José Fernández Pinillo, Concejo Provincial de Lima; Dr. Alberto Tauro del Pino, por el Consejo Nacional de la Universidad Peruana; Dr. Luis Ulloa Sánchez, Confederación de Instituciones Profesionales, Universitarias y Liberales del Perú; R.P. Armando Nieto Vélez S.J., Asamblea Episcopal del Perú; Dr. Félix Denegri Luna, Academia Nacional de Historia; Dra. Ella Dunbar Temple, Sociedad Peruana de Historia; General de Brigada EP Felipe de la Barra Ugarte, Centro de Estudios Histórico-Militares del Perú.

Sesquicentenario de la Independencia

Asimismo, la conformaban: el Dr. José Agustín de la Puente Candamo, Instituto Riva Agüero; Dr. Gustavo Ponz Muzzo, Instituto Sanmartiniano del Perú; Drs. Augusto Tamayo Vargas, Estuardo Nuñez y Javier de Belaúnde, de la Sociedad Bolivariana del Perú; General de División EP Carlos Miñano Mendocilla, por la Sociedad Fundadores de la Independencia, Vencedores el 2 de Mayo de 1866 y Defensores Calificados de la Patria; General de Brigada EP Marcial Rubio Escudero, Instituto Libertador Ramón Castilla; Sra.María Clara Bonilla de Gaviria, Biblioteca Nacional del Perú; Dr. Guillermo Durand Florez, Archivo General de la Nación; Dr. Benigno Sierralta Gutiérrez, Concejo Provincial de Ayacucho y Sr. Víctor Salazar Vera, Concejo Provincial de Junín.

Paralelamente a la comisión, se formaron Comités Departamentales, integrados por las autoridades políticas, municipales, militares, eclesiásticas y de cultura, en la organización de las actividades conmemorativas, tanto de carácter social, como cívicas, académicas y culturales.

OBRAS Y CELEBRACIONES

Las celebraciones por el Sesquicentenario se inician el 8 de setiembre de 1970, en la Bahía de Paracas, donde se realiza una ceremonia oficial y se construye un obelisco para recordar el desembarco de don José de San Martín. Ese mismo año, en todos los colegios, a nivel nacional, se comienza el dictado de un curso de perfeccionamiento dirigido a profesores de historia, el cual duraría hasta 1974, año en que se recordaría los 150 años de la Batalla de Ayacucho.

Asimismo, la comisión nacional convocó a un concurso para la composición de la marcha que acompañaría todos los actos cívicos a realizarse. El ganador fue Jaime Díaz, quien se hizo acreedor a la suma de 20 mil soles. El segundo lugar, merecedor a 10 mil soles, lo ocupó Ferdinando Sannicandro, con la Marcha Túpac Amaru. Ambos temas fueron grabados en un disco de 45 rpm., con el apoyo de la Banda de la Guardia Republicana y el Coro del Estado.

La estructura del programa de actividades para celebrar el Sesquicentenario comprendía una serie de concursos: de pintura escolar, poesía, cuento, festivales infantiles, música popular (que incluía huaynos, valses, marineras y canto), atletismo, deportes, hasta aquellos que propiciaban la participación activa de la comunidad: como el de limpieza pública, organizado a mediados del mes de julio, en el cual intervinieron los llamados, entonces, pueblos jóvenes.

Una obra muy reconocida, tanto en el país como en el extranjero, fue la publicación de La Colección Documental de la Independencia del Perú, compuesta por más de cien volúmenes de libros escritos por intelectuales de gran prestigio en el país. Al respecto, en su momento, el historiador venezolano, Presidente de la Academia Nacional de Historia, Héctor Parra Márquez dijo que era: “.. uno de los esfuerzos más estupendos realizados en América en pro de la investigación histórica”.

Entre los volúmenes se encontraban biografías de próceres y héroes de la Patria (serie “Los Ideólogos”), “El Perú en las Cortes de Cádiz”, “Acción Patriótica del pueblo en la Emancipación. Guerrillas y Montoneras”, “Símbolos de la Patria”, “Obra de gobierno y epistolario de San Martín”, “Obra de gobierno y epistolario de Bolívar”, “Conspiraciones y rebeliones en el Siglo XIX”, “Misiones y documentación de Cancillerías Extranjeras” y “Archivo Riva Agüero”.

En esta etapa de festejos (que abarca hasta 1974), se publican además los libros: “Historia de la Emancipación del Perú: El Protectorado” del doctor Germán Leguía y Martínez y “La Campaña de Junín y Ayacucho”, preparada por el General Felipe de la Barra.

Con el fin de exaltar la labor de los Comités Departamentales e instituciones, la comisión nacional también edita boletines informativos y folletos de homenaje, que al igual que los anteriores se reparten en el ámbito castrense, comunidad y centros educativos, donde se organizan conferencias alusivas, con el fin de reconocer el sacrificio y abnegación de quienes lucharon por una patria libre e independiente.

El espíritu que se vivió en ese entonces, incentivó la aparición de otras obras conmemorativas, publicadas por importantes personalidades e instituciones acreditadas, entre ellas: “Antología de San Martín”, por Dr. Ricardo Cavero Egúsquiza (1970), “El Perú y su Independencia”, Antología 3 volúmenes, por el General Felipe de la Barra, del CEHMP (1970-1972); “El Gobierno Protectoral”, por el Dr. Gustavo Ponz Muzzo; “Bolívar: Alfarero de Repúblicas”, por el Dr. Andres Towsend Ezcurra y otras editadas en Argentina, España y Venezuela.

Además de las publicaciones, se elaboraron documentales cinematográficos históricos: “La Independencia del Perú”, con el guión de Gustavo Pons Muzzo; y “Ayacucho, la última batalla”, escrito también por Pons Muzzo, Augusto Tamayo Vargas y el sacerdote e historiador Armando Nieto Vélez.

ESTAMPILLAS Y MONEDAS

Para el cumplimiento de sus fines, la Comisión Nacional del Sesquicentenario contó con fondos provenientes del Tesoro Público, donaciones y recursos propios obtenidos a través de la venta de sus publicaciones, discos y otros.

A través del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, se emiten estampillas conmemorativas a los sesquicentenarios de la Independencia del Perú y de la Batalla de Ayacucho. Entre los años 1970 y 1971, se publican cuatro series de estampillas correspondientes a los próceres. Ahí estaban las imágenes de Mateo García Pumacahua, José Gabriel Condorcanqui, Juan Pablo Viscardo y Guzmán, Toribio Rodríguez de Mendoza, Mariano Melgar, Hipólito Unanue, Francisco de Luna Pizarro, Micaela Bastidas, José de San Martín y Francisco Vidal, entre otros. También se emitieron algunas escenas de la proclamación de la Independencia, así como monumentos alusivos a la fecha. (El diario El Peruano, del 18 de julio de 1971, refiere que fueron 4 millones de estampillas)

En el año 1974, se hicieron aquellas que conmemoraban la batalla de Junín, de Ayacucho, así como la Capitulación que sella finalmente la Independencia del Perú.

Por su parte, mediante el apoyo del Banco Minero y Banco Central de Reserva, la comisión obtiene, en 1971, la impresión de mil 500 medallas conmemorativas, las cuales ostentaban en el anverso la primera bandera del Perú aprobada por el General José de San Martín.

En 1974 se sacaron mil 500 medallas con motivo de la celebración del Sesquicentenario de Ayacucho, que llevaba en el anverso la efigie de Simón Bolívar y en el reverso, el monumento en Homenaje de la Nación a los Vencedores de Ayacucho. También se hicieron mil medallas por el Sesquicentenario de Junín, que mostraba por un lado el monumento y en otro, a dos húsares.

El gobierno militar, por Decreto Ley (1971), ordenó al Banco Central de Reserva, acuñar monedas de 10 y 5 soles, de curso legal.

MUSEOS Y MONUMENTOS

En la memoria publicada en 1975, la Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia da cuenta de la ejecución de 18 monumentos, 25 bustos, 135 placas recordatorias, 13 óleos y 4 frisos de bronce. Asimismo, informa sobre los trabajos de restauración realizados en museos de Lima y provincias.

Las placas, algunas dedicadas a próceres y precursores, fueron colocadas en las plazas, municipios o casas que los albergaron. En el caso de Túpac Amaru, el mismo 28 de Julio de 1971, se puso una en la Plaza de Armas de Surimana, pueblo en el que nació. Otra, en Tinta, donde se dio el grito de insurrección. También en Tungasuca, Sangarara, Cusco, Puno y Lampa. En esta última se distingue a las fuerzas rebeldes.

Del mismo modo, se reconoció la entrega de poblados que participaron en la consecución de la emancipación. En Junín, Mirabe, Jaén, Huarochirí, Moyobamba, Chachapoyas, Punchauca, por citar algunos, se menciona a las huestes patriotas, al apoyo brindado a San Martín. Igualmente, se pusieron recordatorios en Museos, Centros de Instrucción Militar, Biblioteca, Casa de la Moneda, etc.

En cuanto a los monumentos y bustos, se levantaron en Supe Pueblo (al General Vidal), Cerro de Pasco (General Arenales), Ayacucho (a María Parado de Bellido), Tacna (Francisco de Zela), Ilo (Túpac Amaru), Arequipa (Viscardo y Guzmán), Moyobamba (Pedro Pascasio Noriega), Puno (Pedro Vilca Apaza) y en otras provincias de distintas regiones del Perú. En Lima, en colaboración con la Municipalidad, se construyó el Parque de Los Próceres de la Independencia, en el distrito de Jesús María.

Las obras históricas también cobraron relevancia en la celebración por el Sesquicentenario Patrio. En los años que trabajó la comisión, se inauguraron: un mural hecho por Teodoro Nuñez Ureta para el Panteón de los Próceres; el óleo “Desembarco de la Expedición Libertadora”, destinado al Museo de Sitio de Huaura, del artista Raúl Vizcarra Ubilluz; las pinturas “Entrevista de Guayaquil” y “Conferencia de Punchauca”, de Etna Velarde, también para el Museo de Huaura; “La Capitulación de Ayacucho”, reproducción de Germán Suárez Vértiz, para el Museo de Sitio de La Quinua; “José Faustino Sánchez Carrión”, de Juan Manuel Ugarte Eléspuru para el Museo Nacional; “Escena de la Batalla de Junín”, de Etna Velarde, entre otras piezas de arte, que incluyó frisos de bajo y alto relieve, fotomurales y maquetas, destinados a enaltecer los valores patrios, además de reconocer el pundonor de las figuras centrales de la gesta emancipadora, así como de soldados y civiles comprometidos con la causa.

Con el nombre de Plan de Museos, se realizó la restauración y ampliación de los Museos Nacionales de Historia y de Antropología y Arqueología. Igualmente, de los Museos de Sitio de Huaura, Junín, Quinua y Pativilca.

Sobre este último, hay que destacar que fue instalado en la que fuera casona de don Simón Bolívar, a donde se trasladó para organizar su ejército. Se cuenta, que agobiado por la enfermedad, el Libertador recibió la visita del Ministro Mosquera, quien le preguntó: ¿Y qué piensa hacer ahora?, a lo que Bolívar le contestó: “Triunfar”.

En esta casa funcionaba el Municipio de Pativilca, hasta 1970. Debido al terremoto ocurrido ese año, es abandonada, situación que aprovecha la comisión nacional del Sesquicentenario de la Independencia para restaurarla. Fue inaugurada como Museo en 1974.

ACTIVIDADES PATRIAS

El programa oficial por el Sesquicentenario de la Independencia se inicia el jueves 15 de julio, con una ceremonia protocolar en el Panteón de los Próceres, organizada por el Centro de Estudios Histórico Militares del Perú. Al acto asistieron el Primer Ministro y Ministro de Guerra, General de División EP Ernesto Montagne Sánchez, representantes del Cuerpo Diplomático, Ministros de Estado, autoridades militares y civiles.

Luego de los actos religiosos, se colocaron ofrendas florales y se develó el busto de Micaela Bastidas y Vicente Angulo, así como placas alusivas a la Declaración y Proclamación de la Independencia. Fue la primera reunión donde se escuchó la triunfal Marcha del Sesquicentenario.

Ese mismo día, por la tarde, el Presidente de la República asistió a la Sesión Solemne organizada por la Municipalidad de Lima. Esta se hizo en el Salón de Sesiones del Palacio edil y contó con la presencia de ministros, presidentes de los Poderes Públicos, Presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, el Nuncio de su Santidad, el Cardenal Primado de la Iglesia Peruana y miembros del Cuerpo Diplomático.

El Alcalde, Eduardo Dibós Chauppis, pronunció el discurso de honor, a la vez que anunció que a partir de la fecha, como homenaje al Cabildo Municipal de 1821, el Salón de Sesiones se denominaría Salón de la Independencia. Luego develó el retrato del primer alcalde, Don Isidro de Cortazar y dos placas conmemorativas a la Jura y la declaración de la Independencia Nacional.

Acto seguido, se aprobó la Declaración de 1971, la cual fue firmada por todos los asistentes.

Además del embanderamiento general, en todas las provincias se organizaron actos cívicos y desfiles escolares. Todos los días se programan actividades académicas. En los museos se ofrecen muestras pictóricas. En la Biblioteca Nacional se realizan seminarios y charlas patrióticas, como “La poesía de Mariano Melgar y la Emancipación”.

La Iglesia también toma parte en los actos conmemorativos. El día 26 publicó en el diario El Peruano un mensaje, donde hace una reflexión del papel que le cupo en la Independencia, destacando la participación de personajes como el Arzobispo Bartolomé María de las Heras, de quien dice que, a pesar de ser español, se sumó a la causa de la Independencia. Así también menciona entre otros, a Francisco Javier Luna Pizarro, Presidente del Primer Congreso Constituyente de 1822 y años más tarde, Arzobispo de Lima y tenaz colaborador para la organización de entidades públicas.

Los pueblos jóvenes le rindieron homenaje a los héroes. En Pachacutec, de Villa María del Triunfo, se organizó una concentración cívica y un desfile en el cual intervinieron centros escolares y organizaciones populares. También se sumó al concurso de limpieza coordinado con pobladores de San Juan de Miraflores, Chorrillos, Barranco, Surquillo, Santiago de Surco.

En el Callao, el Museo del Real Felipe abrió sus puertas al público y ofreció una exposición de reliquias repartidas en sus doce salas, entre ellas dos antiguos cañones de los cruceros Almirante Grau y Coronel Bolognesi. El Municipio de la Provincia Constitucional coordinó una carrera de autos por los alrededores de la Fortaleza, concurso de tiro, desfile y colocación de ofrendas en los monumentos de los héroes patrios.

El diario El Peruano publicó el 27 de julio, una edición especial, con un suplemento de 150 páginas, con artículos relacionados a personajes y hechos que contribuyeron con la Independencia, escritos por intelectuales de renombre. Entre ellos Augusto Salazar Bondy, Augusto Tamayo Vargas, Antonio Cornejo Polar, Pablo Maccera y Felipe de la Barra.

Luego del Te Deum, programado para el 28, se realizó al día siguiente la parada y desfile militar. Por la tarde, tuvo lugar una sesión solemne en el local de la Benemérita Sociedad Fundadores de la Independencia, Vencedores el 2 de Mayo de 1866 y Defensores Calificados de la Patria. Con esto se ponía punto final a las celebraciones, no obstante, las publicaciones e inauguración se obras continuaron hasta 1974, en que se recordó los 150 años de las Batallas de Junín y Ayacucho.

FUENTES

  • MEMORIA, Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia del Perú, 1975.
  • DIARIO EL PERUANO, abril a julio de 1971.
  • ARCHIVO CENTRO DE ESTUDIOS HISTORICO MILITARES
Herramientas personales